domingo, 9 de enero de 2011

Oleato de Algas Wakame

En este oleato, he seguido el mismo procedimiento que en los anteriores con una salvedad. Para realizarlo, utilice el alga deshidratada directamente sobre el aceite, calentando a baja temperatura unas 2 horas. Pasado ese tiempo, el alga seguía con la misma textura de deshidratada, por lo que la saqué del aceite y la metí en agua para hidratarla unos 10 minutos.
Una vez pasados los 1o minutos, la sequé con papel y la introduje en las botellas que use para el oleato durante 1 semana. El resultado es este:


Las plantas marinas son genéticamente las formas de plantas más antiguas de la tierra y están reconocidas como extremadamente ricas en minerales y microelementos. Las algas marinas son ricas en proteínas, vitaminas, azucares y oligoelementos.

La composición de las algas denota la presencia de numerosas vitaminas, oligoelementos, sales minerales, proteínas, fibras y pigmentos. Mediante el proceso de fotosíntesis transforman la luz solar y el dióxido de carbono en azúcares, grasas y proteínas útiles. Entre sus resistentes paredes celulares cuentan con una gran variedad de vitaminas y minerales, indispensables para la belleza y salud de la piel.

Estos son algunos de sus múltiples efectos:
• Humectante e hidratante: las sustancias minerales de algunas algas permiten mantener la humedad y rehidratar los tejidos de las capas más profundas.
• Desintoxicante: las algas son reconocidas por sus propiedades purificantes y estimulantes del sistema inmunológico. El yodo natural acelera el metabolismo, favorece la reproducción celular y la pérdida de peso.
• Antiestrés: su alta cuota de magnesio y de mucopolisacáridos contrarrestan los efectos devastadores del agotamiento y del excesivo cansancio.
• Equilibrante: sus nutrientes permiten regular los desequilibrios hídricos, lo que repercute en la apariencia de la piel.
• Antiage: las enzimas extraídas de cierta variedad de algas ayudan a combatir la acción de los radicales libres responsables del envejecimiento. Actúan en los niveles más profundos de los tejidos cutáneos.

Fuente : http://www.estetica-natural.com/articulos/aguamar.php

sábado, 1 de enero de 2011

Oleato de Avena

Aquí os traigo otro oleato, esta vez de avena. El proceso de elaboración es el mismo de los anteriores.

Las proteínas que contiene la avena regulan el pH de la piel reestableciendo su valor fisiológico, además de ser rica en ácidos grasos insaturados, con menor proporción de ácidos grasos saturados y contener lecitina, mezcla compleja de fosfolípidos constituyentes de las membranas biológicas de las células, evitando la deshidratación de la piel y manteniendo una barrera protectora frente a las agresiones del exterior.

Otra de las propiedades es que forma una película con sus compuestos proteicos-oleosos que favorece el desarrollo y la reconstitución del manto hidrolipídico de la piel.

La avena contiene un compuesto llamado avenastrol, un esterol con actividad estrogénica que suple en parte las carencias hormonales propias de la edad.

Posee numerosos elementos como calcio, magnesio, fósforo, potasio, sodio, cloro, hierro, azufre, cinc, manganeso, silicio, cobre, cobalto, yodo y flúor. Oligoelementos necesarios para el correcto funcionamiento de nuestras enzimas metabólicas para el desarrollo celular. Además debido al fósforo que contiene, disminuye la dureza del agua, lo que se traduce en una acción suavizante y relajante.

El grupo de las vitaminas B mantiene el aspecto sano de la piel por estimular la circulación sanguínea, mejorando su resistencia; involucradas también el la obtención de energía en los tejidos. La vitamina E de reconocida actividad antioxidante, por neutralizar los radicales libres. Vitamina A estimulante de la reparación celular, coadyuvando a la vitamina E en su acción antioxidante evitando la peroxidación lipídica y protegiendo al ADN de la acción mutagénica de los radicales libres.

Otros componentes: agua, glúcidos, pectina y saponinas.

Todos estos componentes se conjugan para otorgar a la avena sus propiedades hidratantes, emolientes y reestructurantes que mejoran el aspecto de la piel, su actividad antioxidante combate el envejecimiento provocado por la acción toxica de los radicales libres. Posee además un efecto antiirritante y antipruriginoso, ideal para calmar las pieles sensibles.

Sus beneficios

➜ Limpia naturalmente las impurezas: por medio de microesponjas naturales, y un proceso de absorción que también elimina residuos celulares cutáneos externos y los que genera el sudor por fermentación bacteriana

➜ Adapta y mantiene el pH en sus valores fisiológicos ideales (5.5): sin destruir la capa hidrolipídica de la piel

➜ Tiene acción suavizante y relajante: porque el fósforo que contiene disminuye la dureza del agua

➜ Evita la deshidratación y mantiene una barrera que protege de agresiones externas: porque contiene lípidos y substancias absorbentes de agua

➜ Resulta ideal para terapias dermatológicas: y mantenimiento de piel hipersensible

➜ Previene y combate el prurito infantil, causado por el uso de pañales o vestimenta sintética: porque suaviza y descongestiona la piel

➜ Es útil para prevenir la caída del cabello: porque contiene sílice

Está indicada para todo tipo de piel, e incluso es excelente para aliviar las irritaciones y pruritos en los bebés. También resulta muy indicada en pieles sensibles; y calma las irritaciones de la piel.

Como la avena contiene una sustancia que es similar a los estrógenos, su uso está especialmente recomendado en las pieles maduras, que ya empiezan a notar los efectos del climaterio en la piel.

Fuente: http://www.revista-mia.com.ar/comun/art.php?art=223&sec=belleza